17 de noviembre de 2010

Dale Jennings, de pura casualidad

Con lo que nos gustan las historias de equipos pequeños y lo poco que nos acordamos de ellas. Hay que ver lo rápido que nos sentimos atraídos cuando un equipo de barrio consigue vencer contra pronóstico. Sin embargo, ellos sólamente son noticia cuando superan sus propias aspiraciones, cuando mejoran lo que se habían propuesto o cuando derrotan a los que nunca hubieran imaginado. No obstante, hoy no han ganado nada más allá de los tres puntos de liga, ningún equipo de primer nivel ha caído frente a ellos y ni siquiera ocupan una pequeña parte en los medios de comunicación.

Un equipo mediocre en el noroeste de Inglaterra, en Merseyside, siempre a la sombra del Liverpool y Everton, se debate en sus luchas internas y en la fidelidad de sus seguidores. Prenton Park es un estadio amplio que desprende una sensación fría acorde con el puesto de descenso que ocupa el equipo. Los ‘Super Whites’ lloran en las catacumbas del barro inglés mientras su pasado es incapaz de rascar algo más que una sorprendente final en la Copa de la Liga en 1990. La perdieron. Su historia apenas tiene más secretos.

Dale Jennings celebra con sus compañeros el gol de la victoria.
Es curioso saber cómo me he topado con ellos. De rebote, sin quererlo y sin haberme interesado nunca por sus detalles. En medio de una recopilación de resúmenes te sorprende una simple jugada. Después de un rato viendo goles, regates, disparos y paradas lo único que me llama la atención es una jugada personal que termina en gol (vídeo inferior). Retrocedo en el vídeo y me vuelvo a fijar. Menudo golazo. Miro el marcador y compruebo que esa acción individual supone el tanto de la victoria. Jamás me había importado el resultado de un partido del Tranmere Rovers hasta ese momento. Supongo que es normal. Sí, claro que lo es.

El chico se llama Dale Jennings. Podría decir que es un niño si miro su fecha de nacimiento (1992). Con 17 años ha logrado que, por primera vez, pueda prestarle atención a su equipo. Y esto me hace recapacitar. Vamos a una velocidad tan alta que, en muchas ocasiones, nos olvidamos que los más pequeños también evolucionan. A su manera; en sus límites. Más de una vez he leído que el triunfo no va unido a la victoria. Es más, triunfar no es sólamente ganar títulos. Seguramente, Dale Jennings sea la grandiosa promesa del Tranmere Rovers en la actualidad. Quizás no llegue a ser nadie. Pero el éxito de cada uno se encuentra en superar lo que considera inalcanzable, en alzarse por encima de sus limitaciones y en tener la cualidad de ver la situación desde la perspectiva que se quiera.


7 comentarios:

Antonio Martins dijo...

Estas historias son las que nos hacen darnos cuenta de que existe otro fútbol, muy diferente del de los Cristiano o Messi. Un fútbol de jugadores modestos, sin Ferraris ni Porsches, que no suelen destacar por su nivel sino por su lucha. Y aún así, nos gusta.

Buen descubrimiento. Un saludo

guardian dijo...

Crack te envié el otro dia un correo sobre el tema del programa, espero tu respuesta.

Un enorme saludo.

cityground dijo...

Vaya crack este Jennings, hace dos jugadas geniales, habrá que seguirle.

Deivid dijo...

No me extraña que te fijases en este chico, hace la de Robben pero desde la izquerda...pinta muy bien sí.

Cuándo dijiste lo del Tranmere pensaba que ibas por esa final de la League Cup con Aldridge (de la Real, además de los reds...jeje)

Un saludo álvaro, y sino ves el partido de los dons, puedes ver los goles en http://www.thefa.com/videocentre ...bueno y de más eliminatorias.

Un saludo

Anónimo dijo...

Eso es lo que me gusta del futbol ingles,, puede ser la septima categoria, pero sus jugadores juegan por el amor a sus clubes, aun que no seam megas estrellas juegan por el amor de su club o por su barrio, se podria decir que los ingleses son los mas fieles, si sos de una pequeña ciudad los ciudadanos solo van a apoyar a su equipo de la ciudad,

Nico García dijo...

Bueno. La casualidad siempre se busca. Y si encuentra.
Saludos desde La Escuadra de Mago

Álvaro de Grado dijo...

He leído ahora mismo un artículo en el que se habla sobre Dale Jennings. Lo mejor de todo es que se le compara con Michael Owen en sus comienzos. Bastante esperanzador y, como ya dije, todo fue de pura casualidad.