11 de abril de 2011

Adel Taarabt: el fútbol ornamentado

Los focos que iluminan a Adel Taarabt desde mediados de temporada brillan más en los últimos días. El creciente interés de los mejores clubs de Europa por el jugador del QPR es la consecuencia lógica del rendimiento del marroquí a lo largo de esta temporada. La llamada de un equipo altera al resto de interesados y se produce una exponencial crecida en el valor del futbolista. El ansia por conseguir a Taarabt es el fruto de lo que su semilla ha llevado escondiendo este tiempo hasta que, tras varios años dubitativos, ha aflorado.


El objetivo del que escribe es puntualizar los mayores defectos de Adel Taarabt y exaltar merecidamente todas y cada una de sus virtudes, que parecen haberse llevado situaciones de juego que no ha conocido. Porque, ciertamente, Taarabt no es ni un mediocentro ni un jugador que aporte músculo al centro del campo. Es erróneo pensar que el jugador marroquí pueda jugar como generador de fútbol desde el centro del campo de un equipo. Sí es cierto que desprende juego, que activa multitud de peligro desde que le llega el balón, pero nunca ha destacado por comenzar la jugada.

Desplazar a Taarabt de su posición más temible sería desvirtuar sus cualidades. Desde el interior izquierdo, abriendo el campo hasta la línea de banda en un 4-2-3-1, ha liderado al QPR hasta la primera posición de Championship y a tener casi asegurado el ascenso. Siempre desde su carril, con un perfil tanto interno como externo, con la facilidad de buscar su diestra y realizar un medido cambio de juego o afrontar una diagonal hacia el área rival, camino que ha utilizado repetidamente para anotar gran parte de sus goles; o, por el contrario, desequilibrar hacia fuera para golpear y centrar con la zurda.


Su fútbol ornamentado y efectivo puede llegar a sobrevalorar las capacidades que atesora, si bien es cierto que su superioridad en un terreno de juego se evidencia en cada jugada de peligro. Con esto no hay intenciones de subestimar su potencial sino de evaluarlo en su justa medida acorde con lo que ha mostrado. Al fin y al cabo, su rendimiento máximo sólo se ha visto durante un año (lleva desde 2007 en Inglaterra) y lo ha hecho en una categoría inferior. Además, sus problemas pasados de actitud o su cuestionable regularidad ponen de manifiesto que las carencias existen. Y no deben ser ignoradas. Hay que apuntar que Neil Warnock, su entrenador en el QPR, no lo responsabiliza en ninguna acción defensiva y es costumbre ver a Taarabt caminar por el campo hasta que el balón llega a sus pies. No hay que olvidar que Warnock siempre ha sido el mayor apoyo del talentoso marroquí.

No extraña ver a los aficionados de Loftus Road sorprenderse con las manos en la cabeza como signo de incredulidad ante muchas de las acciones, señal inequívoca de la brillantez de las mismas. El gol frente al Swansea resumiría su capacidad goleadora, el tanto que definió el partido ante el Cardiff es una muestra de su valor diferencial, la asistencia a Routledge no es más que una maravilla en forma de precisión y el partido frente al Coventry es sólo un recuerdo semanal de su justamente reconocida temporada. Quizás una de las actuaciones individuales más superioriores que he presenciado este año.


Lo espectacular de su juego lo convierte en un atractivo seguro en cualquier partido de fútbol. Sería ocioso asegurar que no se ha disfrutado con alguna de las acciones que Taarabt ha regalado a lo largo del año. Magníficas combinaciones, regates propios del jugador más habilidoso imaginado, goles de altísimo nivel y hasta asistencias de una exquisitez técnica fabulosa. Me atrevería a asegurar que si me preguntan a final del curso 2010-2011 por diez momentos de fútbol, en ellos incluiría los highlights de Adel Taarabt. Y lo haría sin titubear, totalmente confiado de que lo que afirmo podría ser cierto.

La duda reside en saber qué nivel puede dar en una categoría superior. El QPR jugará, casi con total seguridad, en Premier League el curso de viene y será un examen de nivel para Taarabt, siempre que no sea contratado por otro club. Seguro que ya ha aprendido de todas las vueltas de más que tuvo que dar a un campo de entrenamiento cuando Juande lo abroncaba en el Tottenham por jugarse balones en lugares peligrosos. Potencial y cualidades le sobran, el aficionado disfruta cuando él las expone, pero no por ello deberíamos superficializar el debate sin tener en cuenta otros factores que también existen. Su edad (21 años, 1989) es el mejor motivo para soñar con su éxito.

8 comentarios:

cityground dijo...

Gran jugador pero necesita mostrar su nivel real en la Premier, se debería quedar una temporada mas en el QPR porque ascienden seguro.

Carlos dijo...

lo mejor de todo es que maneja de forma óptima las dos piernas. Joven promesa con gran proyección, será una estrella o se estrellará??

Carlos
http://futbolyotrasdrogas.blogspot.com

Rabie Takassa dijo...

Lo mejor que he llegado a leer sobre mi paisano! Chapeau!

http://futbolmarroqui.blogspot.com

Machaco dijo...

Este firme aspirante a estrella, ya contrastado, debe ser una perla en la Premier League.
Juegue en un grande o no, mostrará todas las dotes que posee. Eso sí, no le pidan que defienda... Eso es tarea para otros.
Saludos

guardian dijo...

Fantástico artículo Álvaro, has dado en el clavo con este jugador.

Aúna calidad, magia, fantasía y un sinfín de virtudes que muchas veces se ven en un segundo plano por sus escasos defectos. Podemos decir que hace lo que quiere, cuando quiere. Para triunfar debe ser más regular, la premier exigirá lo mejor del marroquí y ahí verdaderamente veremos su potencial.

cleiguarda dijo...

No he seguido a este futbolista, en realidad solo sigo la Premier, nada de Championship ,First division....
Por lo que he podido ver en algún video suelto, su habilidad con el balón, velocidad y buen disparo son cualidades más que destacables. Pero da la impresión de ser demasiado individualista, y si a eso le sumamos su falta de entrega defensiva y su irregularidad las dudas son más que razonables. En el futbol actual es un "lujo" contar con un futbolista sin ningun aporte defensivo en donde hasta Mesi o Ronnie defienden. Tal vez sea C.Ronaldo un futbolista que no se esmera en tareas defensivas y aun así consiguiendo 40 goles por temporada en ciertos partidos se le critica. Luego el bueno de Taraabt deberá de aplicarse un poco más para ser un jugador Premier de nivel.

Marc Calduch dijo...

Hola crack pinta muy muy bien.

PD: Contacta conmigo tengo una propuesta que hacerte, mi correo es marc_calduch@hotmail.com

Álvaro de Grado dijo...

@Marc

Puedes escribirme a la dirección de contacto que aparece en el blog: alvarodegrado@gmail.com.