16 de julio de 2011

Inglaterra U17 2011

No se puede decir que la generación '94 de Inglaterra vaya a marcar un antes y un después. Simple y llanamente, no lo hará porque ni siquiera se ha acercado a la de sus predecesores -vencedores del Europeo U17-. El amargo sabor que han dejado sus partidos y su apática imagen ante circunstancias negativas los ha terminado por eliminar en los cuartos de final del Mundial U17 que se está disputando en México. Era su segunda oportunidad, ya que meses antes habían jugado el Europeo -eliminados en semifinales-, donde ya dejaron ver sus características.


Las comparaciones son inevitables para establecer una medición aproximada de su nivel. Ni el portero era seguro, ni tenían un delantero centro tan decisivo, ni en el centro del campo tenían el ingenio de la generación pasada. Posición por posición podría decirse que no habría más de dos -a lo sumo tres- '94 que serían titulares en la '93. Por eso mismo, siempre quedará el interrogante de lo que podrían haber hecho los Wickham, McEachran, Barkley y compañía de haber coincidido en una temporada con un Mundial de por medio.

Vamos a destacar algún nombre. Hay dos jugadores que resaltan sobre los demás. Uno, Nathan Redmond, porque debutó esta temporada con el Birmingham, no porque haya ofrecido un buen rendimiento; otro, Raheem Sterling, porque fue convocado con el Liverpool para un partido de Europa League después de una exhibición durante un partido de los reservas. Su participación en el Mundial ha sido lo más destacable del combinado inglés. Imposible no nombrar a Nathaniel Chalobah, que ya fue titular en el Europeo 2010 y que ahora es el jefe de esta generación. Del Chelsea, ya ha sido convocado con la primera plantilla.


Como en todos los equipos, siempre hay alguien que te gusta por encima de todos. En mi caso ha sido Jake Caskey, mediocentro del Brighton, que ya ha jugado varios partidos en League One, y que tendrá un papel interesante en Championship. Bonitos detalles ha dejado Alex Henshall, extremo del Manchester City, que no gozó del privilegio de la titularidad. Por cerrar la lista: Hallam Hope, del Everton, con su juego de espaldas en la delantera; Powell, del Crewe Alexandra, por tener un fino toque en una selección que no lo practica; Smith o Cousins, los laterales; y Clayton o Lundstram. La conclusión, sin embargo, es clara, salvo sorpresa: esta generación '94 de Inglaterra no será mejor que la anterior.