16 de mayo de 2010

La vida es sueño



Calderón de la Barca describía el transcurso de este partido varios siglos atrás. La agonía del Portsmouth, que conocía su dramático final en forma de descenso, se difuminaba con un sueño por cumplir. Era el último encuentro de la temporada para comenzar a asumir en tiempo presente lo que les espera en un futuro muy cercano. Pero la realidad que les vendrá la próxima temporada pasó a un papel secundario para dedicarse en sus últimos noventa minutos del año.

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza.

El Chelsea se presentaba como favorito indudable en el partido por excelencia del fútbol mundial. La final de Copa más antigua y pura del planeta. Allí, el Portsmouth cumplía en su papel de David contra Goliat, del pobre contra el rico. Toda la ilusión de un pequeño para utilizar cualquier mínimo detalle que se le escapara al Chelsea. Y durante toda la primera parte no fueron detalles, sino lanzamientos al palo en contra en la portería que defendía David James. Hasta cinco veces el balón se cruzó con la madera mientras el Pompy soñaba con una segunda parte mejor.

Sueña el que afana y pretende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Todo lo que pretendía el Porstmouth era un gol. Una simple llegada que le diera la oportunidad de ponerse por delante en el marcador. La tuvieron. Boateng se encargó de tirar un penalti que bien podría haber dado ventaja a los suyos. Pero no fue así. El sueño del gol se quedó en un simple sueño, cada vez más inalcanzable con el paso de los minutos. Cada jugada del Chelsea golpeaba más duro. Cada vez había menos alternativas. Drogba se encargó de reducir las ilusiones de los sureños. Lanzamiento magistral de falta y toque a la moral del Pompy.

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción.

Con minutos de sobra por delante, el equipo de Avram Grant se movía con los arreones típicos de un equipo a punto de arrodillarse. Boateng no quería creerselo desde el banquillo. Su gran partido quedará marcado por un error en un lanzamiento de penalti. El Pompy se vió alcanzando su sueño, pero terminaron derrotados por un justo vencedor. Levantar el título dos años después de haberlo hecho contra el Cardiff era una utopía. Se acercaron, casi lo tocaron, pero cayeron cuando más fácil pensaban tenerlo. El fútbol no regala nada por el simple hecho de necesitarlo.

Y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

El mayor bien era un título. Ese título no se ha conseguido. Ahora se despiertan y se augura un futuro complicado. Noventa minutos de letargo para afrontar una realidad llena de sueños pero carente de dinero. Sin jugadores y sin proyecto para el año que viene, Fratton Park estará ligado a Championship. Enhorabuena Chelsea. Muchísimo ánimo Portsmouth. Play Up Pompey.

11 comentarios:

J.Alberto dijo...

Buena mezcla de fútbol y literatura. La 1ª estrofa define de por sí la situación de ambos finalistas. "Los sueños, sueños son". debió retumbar tras el pitido final, pues el conseguir la Copa para el Portsmouth se quedó en lo que era antes del pitido inicial: un sueño.

Saludos.

Elios Mendieta dijo...

Ya te lo dije por twitter pero te lo digo por aquí tb. Genial entrada la tuya sobre la final de ayer. La verdad es que tu escritura es sensacional.
Una pena lo de Boateng, pero feísimo gesto el suyo con el tobillo de Ballack

Un saludo Álvaro!

Alia jacta est

Chus dijo...

Hubiese sido tremendo que el Pompey se hubiese llevado el título en el año del descenso. Un artículo enorme.

Saludos.

José Sellés dijo...

Hola, el Portsmouth tuvo sus ocasiones y muchas de ellas clarísimas. Pero el Chelsea es el Chelsea.
Saludos desde
agolpedebalon.blogspot.com

alberto dijo...

Al igual que este gran poema va secundado por un gran escritor...

Este gran post va firmado por un grande del Balón...

Espectacular, unes cada estrofa con las partes del partido, sinceramente uno de tus mejores posts...
Cada día me gusta más como escribes tíoo

cityground dijo...

Muy buena la entrada, el Chelsea pudo golear en la 1ª parte pero el Pompey tuvo su oportunidad con el penalti, al menos planto cara y cayó con las cabeza alta, no esperaba que el Chelsea ganara solo por la mínima.

Jorge-George Olmos dijo...

Muy buen post, buena mezcla.

La verdad es que la primera parte fue una avalancha del Chelsea, con 4 palos(si no me confundo) y un gran James, creo que fue un justo campeón, la nota triste la lesión de Ballack, pero bueno.

Se termino al temporada.

Un saludo

Santi Retortillo dijo...

Buen símil con un clásico de la literatura.

La verdad que el Pompy lo intentó, pero delante tenía a un gigante que podría haberse marchado de Wembley con una goleada si los postes no se hubieran aliado con James.

Un saludo.
Santi.

4-3-3 dijo...

Hola Álvaro,
Gran entrada! Me ha gustado mucho. El Portsmouth se resistió y contó con los palos como aliado, pero el Chelsea está por encima.
Saludos!

Jony dijo...

Muy bueno el post. La verdad es que sí, estuvieron casi casi de lograrlo.

Encima no juegan la Europe League por una cagada en los despachos, vaya mala suerte tienen.

Álvaro de Grado dijo...

Muchísimas gracias por el recibimiento que ha tenido esta entrada. Escribir así es un gusto. Saludos a todos.