23 de abril de 2010

Les cambió la vida

Les cambió la vida. Si fue para bien o para mal ya lo veremos, pero aquella entrada ha sido un punto de inflexión en sus carrera. De momento ha sido para mal, en varios aspectos. Uno de los centrales con mayor proyección de las Islas quedará marcado por un hecho de dureza. Es muy posible que ya no se le mire con los mismo ojos, que sus acciones buenas sean utilizadas como equivalentes a lo malo que hizo. La mala suerte se cebó con él en febrero. No quiero decir que la entrada no fuera excesiva, pero si diré que no era a conciencia. Sólo aquellos jugadores sin sensibilidad harían eso intencionadamente. Aquel día sufrí de la misma manera por Ryan y Aaron. Dos jóvenes talentos que fueron compañeros en un desafortunado lance del juego.


El próximo martes 27, se cumplirán dos meses de aquel fatídico día. Desde entonces, y aunque suene cruel, ninguno de los dos ha vuelto a jugar al fútbol. El caso de Ramsey todos lo conocemos. Hasta la temporada que viene le estaremos esperando. En el Arsenal ya se estaba ganando su posición en el equipo titular y como pareja de Cesc y Nasri era de lo más ilusionante. Con un medio centro de posición como podrían ser Diaby o Song, el galés formaba una dupla fascinante con Cesc. Una patada y año terminado. Aaron era, y sigue siendo, uno de los cracks en potencia que tiene la escuela de los Gunners. Apenas 19 años y el primer batacazo a su corta carrera. Y menudo batacazo. Dure lo que dure su lesión, y tarde lo que tarde en recuperarse, todos esperaremos el regreso al fútbol de Aaron Ramsey, el chico que, con 17 años, llevó al Cardiff a una final de la FA Cup.

Sin embargo, el caso de Ryan es diferente. La entrada fue terroríficamente dura, superando con creces la barrera de lo deportivo. Fue justamente expulsado y asumió su entrada con toda la humidad. Si te vas llorando del campo es porque reconoces tu error, no hay que darle vueltas al asunto. No todos lo hacen, gesto que le honra. Capello decidió llamarle para el partido amistoso contra Egipto justo después de toda la polémica. ¿Fue un acierto? ¿Debería haber esperado hasta que el debate hubiera terminado? Buena pregunta. Pero Fabio se lo llevó a pesar de no sacarle ni un minuto. Es, en cierta parte, entendible ya que Ryan Shawcross es uno de los centrales posibles para ir con su selección a Sudáfrica. Ahora, con casi total seguridad, ya no.


Con aquella entrada en su retina, y la tarjeta roja asumida, Ryan Shawcross abandonó llorando el Brittania Stadium. Quizás no pensaba que tardaría tanto tiempo en volver a pisarlo. Días después se lesionaba en el tobillo y aún sigue en el dique seco. Ya nadie se acuerda de él. Su presencia en Sudáfrica es prácticamente nula por falta de forma física. Ahora vive como aquel central duro que lesionó a Aaron y le partió la pierna en dos. Muchos dicen que lo justo hubiera sido una sanción tan larga como dure la lesión que provocó. Esa justicia sería injusta. El ojo por ojo y diente por diente pocas veces es la solución. Diez partidos para una acción tan dura habrían sido, más o menos, una sanción correcta. Ryan ha sufrido lo mismo que Aaron desde que pasara toda esta historia. Ambos fuera del terreno de juego y ambos lesionados.

Comparar lesiones y maneras de sufrirlas es la diferencia entre el caso de Ryan y Aaron. Uno fue el actor y el otro la víctima. No quiero ponerlo al mismo nivel, pero dos de los mejores proyectos de jugadores están fuera de los terrenos de juego. Todas las lesiones de gravedad nos parecen injustas a quien las sufre. Nadie se merece aguantar una lesión como la que sufrió Ramsey, pero mucho menos él. Pero tampoco Ryan Shawcross merecía ser el actor principal. Su imagen se ha manchado y será difícilmente renovable. Su acciones correctas ahora tendrán que ser dos veces correctas mientras que las malas multiplicarán por tres. Tendrá la etiqueta de “el que lesionó a Ramsey”. A día de hoy, sólo nos queda tener la confianza de que la juventud de ambos les pondrá de nuevo en el sitio que se merecen.

14 comentarios:

Álvaro de Grado dijo...

Si hoy no hablo del partido de ayer es porque, si os habéis dado cuenta últimamente, ya no cuento partidos sino que cuento historias.

Radmains dijo...

Pues a mí me gusta más así. El lado humano del fútbol. Las historias que hay detrás de todo esta locura que nos tiene enganchados.

Con respecto al artículo, yo siempre me pondré del lado del agredido, no del agresor. Entiendo que es duro que no cuenten contigo, pero más duro es que alguien te rompa deliveradamente la pierna.

Mucho ánimo con tu blog.

Alberto M.G. dijo...

Hay una diferencia entre la gente que se ve que va a hacer daño y los que, fortuitamente, lesionan a alguien de esta manera. Y Ryan fue de estos últimos, por eso no debe ser tan maltratado.

Un saludo desde Fútbol y más fútbol

Manuel Lidueña Góngora dijo...

Una pena lo de Ryan pero debe seguir, porque el tiempo todo lo cura...

Saludos

Prera dijo...

Bien contada la historia, tiene valor lo del defensa también. Amigo, siento lo del Liverpool, pero es que este año teneis taaaaan poco... echad a Benítez ya!

Helion dijo...

Gran verdad la que cuentas. Ryan no se merece convertirse en el que lesionó a Ramsey y Ramsey no se mereció una lesión tan grave. Es una lástima ver sufrir a jugadores con tanto talento y tan jóvenes este tipo de circunstancias.

Saludos desde http://ojeadorinternacional.blogspot.com/

J.Alberto dijo...

Son jóvenes y se recuperarán de esos varapalos. Mejor tener esa etiqueta de ser el que lesionó a Ramsey a otra relacionada con el dopaje, por ejemplo. Estoy de acuerdo en eso de que el "ojo por ojo y diente por diente" no es la solución. Es lo que tiene el fútbol, que una jugada fortuita puede ser decisiva.

Saludos.

Santi dijo...

Fue una desgracia como ver que dos jovenes proyectos de cracks se iban a desencaminar. Una pena lo de Shawcross y mas lo de Ramsey.

Noé Hernández dijo...

Todos cometemos errores, y el de Ryan fue terrible. Saludos.

Nico García dijo...

El agresor lo pasará mal, pero él tuvo la culpa.
Saludos desde La Escuadra de Mago

Impuesto de lujo dijo...

Excelente artículo, lo más importante siempre es el factor humano (ya lo dice Carlin) y tú lo reflejas a la perfección.

Un saludo. @theRosende

Con efe de fútbol dijo...

Como de todo se aprende estoy seguro que Ramsey volverá siendo mejor incluso, conocerá el lado oscuro del fútbol, con 19 años sufrir esta lesión debe ser toda una lección de vida.
¿Os imagináis a Ramsey guiando a Gales a la EURO 2012?

¡Saludos desde conefedefutbol!

futbollium dijo...

Es difícil ser justos en este tipo de acciones . Lo cierto es que Ramsey es el principal damnificado y ninguna sanción ni ninguna desgracia hacia Shawcross le va a hacer volver a un terreno de juego antes de tiempo .

Un saludo

Álvaro de Grado dijo...

Radmains: Muchas gracias por tu opinión, así seguirá siendo siempre. Y sobre el artículo, ya has visto cual es mi forma de pensar.

Alberto MG: Tienes toda la razón, y es ese el motivo por el que escribí este artículo.

Prera: Yo no soy de los que quiera echar a Benítez, pero las últimas noticias ya lo sitúan en la Juventus.

Helion y J. Alberto: El fútbol tiene este tipo de lesiones y cuando les azotan a los más jóvenes todavía nos afectan más. Es una pena por ambos pero el tiempo les pondrá en su lugar, o eso espero.

Impuesto de lujo: Muchas gracias Carlos.

Con efe de fútbol: No se si entrando en una fase final, pero sólo con conseguir clasificarla ya sería un mérito terrible.


A todos los demás, muchas gracias por pasaros y dejar vuestra opinión. He contestado a las preguntas más diferentes y concretas.

Saludos Desde Anfield