1 de abril de 2012

Una adaptación brillante

De un tiempo a esta parte ha cambiado la cultura del mediapunta en la Premier League. La diferencia con respecto a temporadas anteriores es abismal (tabla), hay más equipos que buscan el gol por la vía de la posesión y refuerzan el centro del campo con un enganche. Hace meses analizamos a los futbolistas que ocupan esa posición, la modificación táctica que algunos clubes han realizado para satisfacer esa necesidad desbordante y decisiva por dentro. Recientemente, se ha añadido un matiz a ese estudio: el jugador de banda que se ha reconvertido a mediapunta. Hay ejemplos que lo demuestran.

La etapa de Mata en el Chelsea comenzó en el extremo izquierdo. Sus características lo llevaban hacia dentro, incluso llegando a pasar numerosas jugadas en el centro, pero no dejaban de ser situaciones puntuales del juego, ya que su misión defensiva siempre era el lateral correspondiente. En los últimos días de Villas-Boas y en el primer mes de Di Matteo, la función de Mata ya no engaña a nadie. El español es el mediapunta del Chelsea, con un delantero por delante y dos volantes laterales. Como es lógico, ahí encuentra mejor acomodo y está expuesto a menos trabajo en defensa, explotando su capacidad de pase.

Junior Hoilett, 1990
Tanto Sessegnon como Ben Arfa han alternado posiciones en Sunderland y Newcastle, respectivamente. El primero de ellos ha sido tanto mediapunta como delantero único, y no extremo como en sus primeros meses en la Premier League. Es uno de los mejores jugadores de un equipo que está realizando una magnífica segunda vuelta y que tiene en Sessegnon a su máximo goleador. Por su parte, Ben Arfa ni siquiera ha tenido la titularidad garantizada, pero sus constantes muestras de talento invitan a que Pardew no vuelva a prescindir de él. El maravilloso gol en la FA Cup y su última exhibición contra el WBA, dos ejemplos. Cuando ha jugado lo ha hecho tanto partiendo desde la banda como de mediapunta, siendo aquí su posición ideal para contribuir al juego del equipo.

El último ejemplo de extremo que ha centrado su puesto en el campo ha sido Hoilett en el Blackburn Rovers. La llegada del gemelo Martin Olsson, titular por la izquierda, ha propiciado este cambio de puesto. Resulta sorprendente ya que el teórico mediapunta que ha venido protagonizando ese papel, Formica, ha pasado a la banda derecha en detrimento de un Hoilett con una facilidad pasmosa para driblar en corto. Los de Kean van a estar hasta el final luchando por la permanencia y esta decisión puede ser un factor clave en ella.

Moussa Dembélé, 1987
Pero el caso más drástico se ha dado en el centro del campo del Fulham. Ahí juega ahora Dembélé tras haber pasado por el extremo, primero, y la mediapunta, después. La pareja que forma con Diarra o Murphy es uno de los mayores atractivos del equipo, así como la búsqueda del equilibrio entre ambos. El belga, acostumbrado a las funciones de ataque, se está convirtiendo en un fabuloso jugador en posiciones mucho más centrales y retrasadas. Y si la situación lo requiere, su técnica individual y último pase le sirven para decidir los partidos en tres cuartos de campo. Una adaptación brillante, como la de los anteriores ejemplos, para explotar todas sus cualidades.

3 comentarios:

Gunnersaurio dijo...

gran articulo al igual que el anterior sobre laterales zurdos.

elultimogol dijo...

Eres un maquina. Mata le da el criterio y profundidad que le falta a este Chelsea entre líneas. Es algo que Silva hace mucho en el City cuando están atascados. Pasa de la banda al centro.

Un saludo!

davirracional dijo...

diferenciaria entre el extremo adaptado a la mediapunta, que aporta desborde y velocidad (todos estos que dices) del mediapunta clasico, jugon, que tira desmarques pero no especialmente rapido, ni vertical ni goleador (de la peña, valeron o guti), no se este tipo de jugador se adaptaria al juego premier. aunque seria bonito ver un jugador de estos detras de dos extremos y un 9 rapiditos....